Nuevo post:

5 Errores por los que tu Empresa no funciona sin ti 

Y como darle fin al modelo que no te permite crecer y multiplicar tus ingresos, sin duplicar tus horas de trabajo.

Cuando recién comienzas la hermosa travesía de poner en marcha tu negocio independiente sueñas con llegar a este momento:

  •  Tienes clientes que aman trabajar contigo, te recomiendan, repiten, no ponen objeciones a tus tarifas y honorarios y adoran tus servicios.
  • Tienes un excelente posicionamiento en el mercado, vives recibiendo referencias de antiguos clientes o de otras personas que ni han sido clientes pero que saben que eres la solución a ciertos problemas.
  • Tienes ingresos sólidos en tu negocio y proyectas continuar creciendo, lo cual es lógico porque tu demanda es creciente.

El éxito ha llamado a tu puerta, lo has logrado y eres feliz….

Sólo hay un pequeño detallito: no tienes vida.

Y como estás súper ocupada, al máximo de tu capacidad de trabajo y sin tiempo para nada más, entonces lo primero que piensas es… tengo que ser más productiva, tengo que ser más eficiente, me tengo que organizar mejor.

Pero aún cuando haces un montón de esfuerzos, no lo consigues.

Y está bien, es natural. Todas estas cosas ayudan, pero no resuelven el origen del problema y te empiezas a dar cuenta de eso.

Es ahí cuando empiezas a cuestionarte: ¿qué estoy haciendo mal? ¿por qué tengo tantas tareas y tanto por resolver?​

Es como cuando tienes fiebre y te tomas un antitérmico. Si la causa por la que tienes fiebre sigue ahí y tu cuerpo no lo resuelve solo, vas a volver a tener fiebre.

El antitérmico ataca el síntoma, no la causa.

Así que, si me lo permites, me voy a atrever a hacer un diagnóstico a la distancia y, sin miedo a equivocarme, te digo que el problema es que tu empresa no funciona sin ti porque el modelo bajo el cual la has creado, te ha quedado obsoleto.

Tu empresa es exitosa y eso es genial, pero no sobrevive sin ti y se ha convertido en un devorador de tu tiempo y de verdad que está hambrienta.

Ahora que sabes que la fiebre viene porque tienes una infección (siguiendo con la metáfora médica), necesitas hacer un análisis para saber si es un virus o una bacteria y en todo caso cuál, para poder dar el antibiótico o la solución correcta.

[Si hay un médico leyendo, por favor que se abstenga de llorar por mis metáforas simplistas]

Entonces, voy a dejar de hablar de medicina que no tengo ni la más remota idea como habrás intuido, y te voy a hablar de algo que sí conozco muy bien y que de hecho es a lo que me dedico. Descubramos juntas cuál es el error más crítico (o ¿los errores?) por los que tu empresa no funciona sin ti y solucionémoslo atacando la causa (el error en sí) y no el síntoma (lo ocupada que estás).

¿Preparada? Aquí vamos…

5 errores por los que tu empresa no funciona sin ti (y cómo resolverlos para ganar más tiempo y libertad)


Error # 1 – Eres la única persona que sabe cómo se hacen las cosas en tu empresa

Es natural, todo comenzó contigo. Has creado todo desde cero, probablemente sin ayuda y has hecho lo mejor. Que realmente no fue nada mal porque hoy te permite tener la empresa exitosa que tienes.

Pero, ¿cómo podrías crecer si la única que sabe cómo hacer las cosas eres tú?

Eres un mero ejecutor. Haces que las cosas pasen y lo has hecho bien hasta ahora. Pero ya no es suficiente. No lo es porque tú quieres más, quieres recuperar tu calidad de vida, tu familia, tu tiempo libre y fundamentalmente vivir un estilo de vida más libre.

Y para eso necesitas que tu empresa funcione sin ti.

Esta es la solución para ti

Es importante que recuerdes que la forma en la que se hacen las cosas en tu empresa está formada por procesos. Algunos son más grandes y otros más pequeños. Así que cuando hablemos de optimizar procesos, automatizar procesos o lo que sea, estamos hablando simplemente de trabajar en estas pequeñas (o grandes) partes de tu empresa y cómo se llevan a cabo las operaciones, para mejorarlo, ok?

Bueno, pero si te identificas con este punto, estás en una instancia anterior. Definitivamente no tienes un solo proceso determinado o documentado.

Tranquila. Se resuelve fácilmente como te voy a enseñar.

Lo primero que tienes que hacer es aprender a sistematizar cada uno de tus procesos. Te aseguro que suena más complicado de lo que es. Sólo estoy diciendo que sepas la exacta secuencia de pasos que se llevan adelante para lograr las cosas que se hacen en tu empresa, a tu manera y con los resultados que ya sabes alcanzar.

¿Sigue pareciendo complicado?

Desmitifiquemos esto con un ejemplo.

¿Cómo vendes en tu empresa? Le llamaremos “proceso de ventas” (original, ¿no?) .

Y vamos a suponer que esta persona es un completo desconocido (que no ha sido tu cliente ni ha hablado contigo nunca antes).

Una persona que no te conoce en lo absoluto tiene un problema y le han hablado de ti o se ha encontrado algo tuyo “en internet” hablando sobre ese problema, así que se pregunta si le puedes ayudar. Tal vez ha visto algo publicado, ha estado en algún evento en los que participaste, o simplemente le dijeron tu nombre. Quiere saber más sobre ti, tal vez sobre tus servicios, ¿tal vez le puedas ayudar?

Paso 1 – Esa persona se pone en contacto contigo, te cuenta brevemente su situación (o a veces no) y quiere saber más sobre cómo podrías ayudarle.

Paso 2 – Tú, que no tienes ni la más remota idea de quien es esa persona, le puedes enviar información sobre quién eres o sobre tus servicios en general, como para hacer un primer filtro y que esa persona descubra por sí misma si puede aplicar para trabajar contigo o no.

Paso 3 – Esa persona recibe la información y en efecto, parece interesada. Ahora, como decíamos antes, tú no tienes la más remota idea de quién es, así que también tú tienes que asegurarte que le puedes ayudar. Así que le haces unas cuantas preguntas, o le pides que complete algún formulario, etc

Paso 4 – Una vez que tienes esa información, la evalúas rápidamente para saber si esa persona es correcta para tus servicios, y te aseguras que realmente le puedes ayudar (sino, ambos van a perder tiempo de aquí en adelante).

Paso 5Le propones tener una reunión para que te cuente más sobre su situación actual, los impactos que está generando ese problema del que te habló y lo que ha hecho hasta ahora que no le ha funcionado. También para ampliar los detalles de tu ofrecimiento. Para eso, le propones algunos horarios para cuadrar la reunión.

Paso 6 – Cuadran la reunión.

Paso 7 – Tienes la reunión de ventas.

Paso 8 – Si no cierras la venta, le das un seguimiento a las 48 horas, etc

proceso de ventas

¿Este proceso se parece al tuyo?

Yo creo que sí, pero en realidad no importa. Cuando lo pones así en “paso a paso” el potencial de trabajo es infinito.

Te doy algunas ideas:

Puede que te des cuenta que el paso 1, 2 y 3 podrían delegarse y hacerse muy rápidamente con una asistente de ventas que atienda a tus potenciales clientes.

O podría automatizar los pasos 1, 2 y 3 y quedarte sólo con la evaluación que haces en el paso 4 (todo el resto lo haces automático a través de tu página web, por ejemplo).

Podrías delegar el paso 1 en una asistente de ventas, cambiar el orden y automatizar los pasos 2 y 3 a través de la web. Y también delegar el paso 6.

O podrías semiautomatizar el paso 5 + 6 (con una agenda electrónica y una plantilla de respuestas predeterminadas), y además estandarizar el paso 8 con un template autocompletable.

¿Te das cuenta?

Cuando tienes un sistema paso a paso de un proceso de tu empresa, puedes hacer todo esto con gran facilidad:

  • Delegar (parcial o totalmente este paso)
  • Automatizar (encargárselo a una herramienta o recurso tecnológico)
  • Semi-automatizar (apoyarte en alguna herramienta o recurso para una parte, y la otra manejarla tú o delegarla)
  • Estandarizar (definir un modelo único para que luego sólo inviertas tiempo en las pequeñas diferencias)
  • Optimizar (para que tu proceso te ayude a mejorar el rendimiento de lo que hoy ya haces)

¿Cómo comenzar a sistematizar tus procesos en 3 simples pasos?

1) Párate a pensar en qué procesos existen en tu empresa y cómo los llevas adelante, paso a paso.

2) Documéntalos o simplemente escríbelos como un checklist.

3) Revísalos períodicamente para ver que puedes automatizar, delegar, optimizar, etc.

Error # 2 – No tienes ni idea cómo optimizar la forma en la que hoy vendes o promocionas tus servicios o tu empresa, para ganar más, con el mismo esfuerzo.

De hecho, ni siquiera sabes qué funciona y qué no. Y con este desconocimiento o esta ceguera que tienes de tu empresa, estás dejando de ganar mucho dinero.

Claro, en el mejor de los casos, porque a lo mejor hasta estás perdiendo dinero (aún si tu resultado es positivo a fin de cada mes).

Es absolutamente muy común que sigas haciendo las cosas en tu empresa como las hiciste siempre. Siempre vendiste así, siempre entregaste tus servicios así y siempre te promocionaste así.

Pero el mundo sigue girando, la tecnología avanzando y en casi cualquier área de negocios del mundo, las cosas se pueden optimizar ahora mismo.

Tal vez tienes algún servicio o producto que está contigo desde el inicio de los tiempos, pero que ya no es tan rentable como antes, no se está vendiendo bien, el mercado tiene otro de tu competencia que se ha logrado posicionar mejor o incluso el tuyo ha quedado un poco obsoleto.

Pero como está en tu portafolio de servicios lo sigues vendiendo y tratas de generar dinero con él.

Es hora de dejarlo ir y enfocar tus esfuerzos tal vez en otro servicio que está teniendo mejor performance y que te puede ayudar a catapultar tus ventas.

O es hora de crear un servicio o producto nuevo que le ayude a tus clientes a acelerar sus resultados y a ti te permita apalancar los ingresos de tu empresa sin duplicar las horas de trabajo.

Las posibilidades son infinitas. Claro, cuando sabes que algo anda mal. Porque si no lo sabes, porque no mides y vas a tientas, difícilmente puedas tomar una decisión acertada.

Lo mismo pasa con tus estrategias de marketing, por ejemplo. Todo es muy dinámico y tal vez lo que antes te funcionaba ahora ya no está generándote tantos buenos beneficios. Si no te paras y te preguntas “¿qué pasa acá?” y te pones a pensar cómo optimizarlo, podrías estar perdiéndote la oportunidad de tener muchísimos más resultados que los que tienes ahora, con muchísimo menos esfuerzo.

Esta es la solución para ti

No sólo debes asegurarte que tu modelo de negocio es rentable (o sea que ganas dinero con tu empresa), también es imprescindible que optimices cada parte del modelo.

Tienes que recordar que tu modelo de negocio tiene 3 componentes relevantes (entre muchos otros) pero que una certera modificación en alguno de ellos puede marcar la diferencia.

  • La forma en la que entregas tus servicios, tu conocimiento, tu ayuda de alto nivel
  • La forma en la que vendes tus servicios y tu conocimiento.
  • Y la forma en la que promocionas tus servicios, o haces marketing de tu empresa o de ti misma como empresaria. Es cómo haces que otros te conozcan en el mercado.

Y para saber lo que funciona mejor (o incluso descartar lo que no funciona) tienes que aprender a medir y evaluar.

Una obviedad pero casi nunca se hace. No tiene que ser con algo híper complejo, bastará con que hagas un ROI (retorno de inversión) muy sencillo que te permita comparar entre dos o tres canales o estrategias, y así puedas elegir el más conveniente.

¿Recuerdas la ley 80/20 de Pareto?

Es altamente probable que, por ejemplo, el 80% de tus clientes estén llegando por el 20% de tus acciones de marketing. ¿Qué tal si descubres cuáles son, te enfocas en ellas y descartas las que no te están dando buenos resultados?

¿Cómo comenzar a optimizar tu empresa en 3 simples pasos?

1) Empieza por determinar qué procesos se pueden optimizar (con la base del ejercicio que hiciste en el punto anterior) y determina prioridades. Lo más crítico y lo que te consuma más recursos, primero. Porque un breve cambio en alguno de estos, apalancará también tu tiempo y te permitirá invertirlo mejor.

2) Evalúa todas las estrategias o modelos o alternativas que estás utilizando (o que podrías utilizar). Mide. Reduce a números. Un simple costo vs beneficios te puede ayudar a simplificarlo al extremo.

3) Ahora define cuál o cuáles son las TOP3 en cuanto a beneficios, y decide con cuál avanzarás.

Error # 3 – Si alguna vez has logrado delegar algo, no ha sido más que tu agenda o informes de reuniones o algo tan básico que una asistente salida del bachillerato podría hacerlo.

Y hasta tal vez ni has tenido esta experiencia.

Muchas empresarias piensan que delegar es complicado, que es sólo posible cuando estás lista para contratar personal permanente o cuando tienes muchísimo para delegar.

Claro, cuando llegas a ese momento tu empresa es un caos y no necesitas delegar, necesitas un exorcismo.

Como te decía al principio, puede que hayas podido delegar algo muy simple y que te haya ido más o menos bien. Pero no tienes idea cómo delegar un proyecto más complejo, cómo lograr que un equipo de trabajo colabore y cómo supervisarlo.

En cualquier caso, independientemente del nivel en el que estés, y especialmente si quieres que tu empresa comience a funcionar sin ti, y así tengas más tiempo y libertad para disfrutar de tu tiempo libre o tu familia, tienes que aprender que delegar es una buena práctica y sin duda puede ser mucho más sencillo de lo que piensas si tienes las claves correctas.

Esta es la solución para ti

En primer lugar, puedes comenzar a delegar cosas pequeñas hasta que te sientas cómoda y también hasta que vaya tomando ritmo la relación entre ambos/as. El criterio es comenzar por lo que más recursos te consume, que sea algo importante pero que no sea extra crítico.

Por ejemplo, si es la primera vez que delegas en una asistente virtual puedes probar la gestión de las redes sociales, la agenda, la creación de contenido en base a viejos cursos o materiales que alguna vez ya creaste tú misma, presentaciones, búsqueda de información, una pequeña investigación en el mercado, el manejo de una herramienta o recurso informático, etc. Pero tal vez no sea una buena idea si recién comienza contigo que le pidas que llame a uno de tus clientes que no ha renovado el contrato contigo el último mes, para realizarle una entrevista de satisfacción (excepto que se dedique a eso o que sólo tengas expectativa de que pregunte lo que le hayas apuntado y escriba las respuestas – en cuyo caso hasta sería mejor que envíes la encuesta por correo).

Pero luego, el secreto está en no quedarse allí e ir por más. Verás cómo la sistematización que has hecho en el punto 1 te servirá para todo. Es mucho más sencillo delegar algo que tiene un checklist o un paso a paso muy claro que establezca como quieres que se hagan las cosas. Recuerda que las cosas en tu empresa se hacen a tu modo, pero no necesariamente otras empresarias lo hacen igual o incluso la persona en quien delegar puede pensar que se hacen diferente. No dejes nada al azar, no dejes que se asuma nada.

Excepto que se trate de algo creativo, por ejemplo. Si le dices exactamente cómo hacerlo, bueno entonces no le das mucho espacio a quien lo hace para explayar su talento. En ese caso, sí es importante que compartas tus expectativas. Busca referencias u otros modelos que te sirvan para explicar lo que quieres y cómo lo quieres.

También, aunque es una obviedad muchas veces es olvidado, setear la fecha en la que quieres que esa tarea o proceso sea completado.

Todos estos puntos son imprescindibles y cuando los combinas bien, puedes trabajar perfectamente con una sola persona que te ayuda con unas cuantas cosas, o puedes trabajar con un equipo (part time o full time) que tenga tareas y responsabilidades bien definidas.

En este último caso, tu supervisión será clave. Pero también es crítico y es clave que puedas tener una planificación muy detallada de qué necesitarás, para qué, para cuándo y quién lo hará.

Como ves, este es un buen momento para dejar de hacer las cosas simplemente por intuición como seguramente las estás haciendo hasta ahora, y empezar a organizarte desde otro lugar. Desde un punto de vista más estratégico donde una agenda y una lista de pendientes no son suficientes para que tu empresa funcione sin ti.

¿Cómo comenzar a delegar en tres simples pasos?

1) Toma la iniciativa y elige un proceso o una tarea para delegar.

2) Documenta este proceso (como has visto en el punto 1) y agrégale referencias, ejemplos o modelos para demostrar tu expectativa (esto es clave!).

3) Busca la persona más idónea para realizarlo. Alguien que se dedique exclusivamente a hacer esto sería lo ideal. Evita los “todólogos y todólogas”. Alguien que tenga tanta experiencia en “eso” que le estás solicitando, que sea su expertise y lo que hace “todo el santo día”, lo hará más rápido y con mayor calidad, que alguien que simplemente lo tiene en su lista de servicios pero lo hace muy eventualmente.

# 4 – Lo único que tienes automatizado en tu empresa, es el correo de “fuera de oficina” …

Bueno, es una broma. Si en realidad nunca estás fuera de la oficina…

Cada pequeño proceso que se realiza en tu empresa funciona porque tú estás detrás. Así es que no puedes ausentarte nunca sin que todo colapse (o simplemente todo quede pendiente) y ni hablar de tomarte vacaciones y desaparecer por unas cuantas semanas.

Esta es la solución para ti

Hay distintos niveles de automatización y necesitaría 5.000 palabras más para explicarme. Pero al menos quiero introducirte en el tema para que vayas orientándote hacia lo que te interesa.

Todo lo que se te ocurra en tu empresa se puede automatizar o semi-automatizar (con pequeñas interacciones humanas, que no necesariamente podrían ser tuyas).

Sí, todo.

La forma en la que promocionas tus servicios, cómo atraes clientes, cómo vendes, cómo entregas tus servicios, cómo cobras, etc.

La clave está en que tú decides cuál es el límite. Hoy, me atrevo a decir que el 95-100% de lo que sucede en tu empresa depende directamente de ti. No digo que le des la vuelta completamente si no es lo que quieres pero… ¿qué tal si reduces ese porcentaje y tan sólo el 45-50% depende de ti? ¿Tendría sentido para ti?

¿Qué pasaría si sólo te dedicas personalmente a atraer nuevos clientes (el cerebro, no el ejecutor), convertir potenciales clientes en clientes, y luego entregarles tu talento o tu conocimiento empaquetado pero tu ayuda sí a medida?

No es una locura. Es un modelo totalmente posible como muchos otros. Pero que te brinda una libertad y un control de tu tiempo que estoy segura que hoy estás anhelando.

Pero como muchos otros modelos, no sucede de la noche a la mañana, ni en un fin de semana ni en un mes.

Tampoco sucede si no trabajas para que suceda (para que luego trabaje para ti)

Y tampoco sucede si piensas “es que estoy tan lejos” y entonces no das el primer paso.

La clave es que empieces a automatizar lo que puedas para cada pequeña tarea en tu empresa no dependa tanto de ti, cada día.

Y te decía antes que puedes tener distintos niveles de automatización:

Puedes tener procesos completos (y complejos) trabajando en piloto automático (por ejemplo, yo tengo funnels – embudos de ventas – que convierten personas totalmente desconocidas en clientes en días, también tengo procesos de publicidad que me generan potenciales clientes o seguidores también de forma automatizada).

También puedes tener procesos operativos en automático (yo por ejemplo tengo semi-automatizado el proceso de pre-venta que te mencioné en el punto 1, también tengo semi-automatizados varios procesos de “bienvenida” y seguimiento a nuevos clientes).

Otra forma en la que tu empresa ya no depende tanto de ti es reducir todas las tareas diarias o semanales de casi rutina: por ejemplo, ¿qué haces todos los días o todas las semanas? Publicas en redes sociales, compartes contenido con tus seguidores, etc. Todo esto lo puedes delegar, claro, y también lo puedes calendarizar en forma anticipada. Es decir, te tomas un día al mes (o un par de días en cada trimestre lo cual sería mucho mejor) para armar y calendarizar todas estas tareas. Todo queda armado de antemano y no depende de ti día tras día.

Otra estrategia buenísima para complementar la anterior, es crear ese contenido que vas a compartir también de forma anticipada y “en lotes”. Por ejemplo, si escribes artículos para tus seguidores, en vez de escribir uno por semana, puedes tomarte una jornada y escribir 3 ó 4 ó 5, los que sean. Lo mismo si por ejemplo haces videos o podscasts, puedes hacerlo anticipadamente y aprovechar la economía de movimientos para hacer mucho del mismo en el mismo momento.

¿Cómo comenzar a automatizar en tres simples pasos?

1) Si ya estás más avanzada, puedes ir con algo más grande y complejo que te generará más resultados (un funnel de ventas, una campaña de publicidad en continuado, etc). Pero si recién comienzas, puedes empezar con algo más pequeño y apoyarte en herramientas o recursos tecnológicos (como autoresponders, por ejemplo) que te ayuden a automatizar un sistema pequeño.

2) Revisa paso a paso toda la sistematización del proceso que has elegido y decide qué partes podrían ser automatizables con alguna de las herramientas mencionadas.

3) Mide los resultados para ajustar donde sea necesario. Y revisa en qué inviertes el tiempo que has ganado, para asegurarte que realmente has apalancado tu empresa y no que has cambiado un problema por otro.

Error # 5 – La única forma que conoces de hacer crecer tu negocio es trabajando más

A lo mejor si te has sentido identificada con absolutamente todos los errores mencionados, ya estás llegando un poco cansada y este es sólo uno más de lo que tienes por delante. Si es ese caso, no te preocupes, lo importante es que te pongas en marcha poco a poco. Este post representará verdaderamente una gran hoja de ruta simplificada para ayudarte a avanzar en tu empresa.

Pero si estás un poco más avanzada y aunque ya tienes las fases anteriores un poco más resueltas, aún no conoces otra forma de hacer crecer tu empresa que no sea trabajando más, entonces este punto representará una enorme oportunidad para ti.

Si ese es el caso, probablemente hayas alcanzado un “techo de cristal” en tus ingresos porque la única forma en la que puedes continuar creciendo es trabajando más y ya no tienes horas para continuar invirtiendo.

Como la mayoría de los clientes y clientas que me contratan, seguro trabajas uno a uno con tus clientes. Los programas personalizados y a medida son geniales para posicionarte en el mercado y generar altos ingresos, pero si sólo ofreces programas personalizados, entrenamientos a medida este modelo es tan dependiente de tu tiempo que te impide crecer.

Es el modelo que utilizan la mayoría de los empresarios; coaches, consultores, mentores, entrenadores personales, y los que trabajan por proyectos. La trampa es que depende 100% de tu tiempo y no te deja crecer sin tener que trabajar más.

Es un modelo obsoleto para ti.

Y el mayor problema suele surgir cuando crees que tienes la respuesta mágica y entonces decides trabajar en forma grupal en vez de uno a uno. Pero no transformas el modelo, sólo lo aplicas para un grupo. Y los resultados no son tan lineales. Ahí entonces te encuentras trabajando muchísimo más que cuando tenías sólo clientes individuales, y tus clientes no obtienen los mismos beneficios. Ganas menos dinero (porque seguro reduces tus tarifas porque es una actividad grupal), trabajas más y tus clientes quedan menos satisfechos. No has hecho ningún buen negocio. ​

Esta es la solución para ti

Tu objetivo debería ser escalar tu empresa creando un modelo de negocio optimizado y a medida de tu empresa que te permita no sólo apalancar la economía de tu empresa (porque genera más ingresos) sino también apalancar la efectividad de tus programas de alto nivel (porque maximizas tu inversión de tiempo con cada cliente, o sea ganas más, trabajando menos).

Para esto, es imprescindible trabajar muy a fondo tu modelo de entrega, y luego optimizar los modelos de ventas y de marketing para que acompañen esta transformación.

El primer cambio importante que yo llevo adelante con mis clientas y clientes (por supuesto una vez que todas los puntos anteriores están medianamente encaminados) es detectar en qué parte de tu modelo se puede hacer un “upgrade” de nivel mientras que reduces tu esfuerzo al mismo tiempo. En otras palabras, en los servicios más premiums que tengas, en qué parte puedes agregarle más valor, al mismo tiempo que reduces tu dedicación.

Por ejemplo en mi caso, yo trabajo con aceleradores. Habitualmente son programas formativos de alto nivel que complementan el trabajo personalizado que puedo hacer con un cliente en particular o con un pequeño grupo. Esto me permite claramente reducir mi dedicación y maximizar mi tiempo, lo que repercute inmediatamente en una rápida mejora de la rentabilidad de mis servicios. Pero esto no es todo, lo más importante es que la metodología que utilizo para esos aceleradores genera un apalancamiento también en mis clientes y clientas, y en los resultados que obtienen. Pueden aprender a su ritmo y en sus tiempos, tienen un soporte adicional y aún cuentan con mi apoyo para profundizar cuando es necesario. Es un verdadero modelo win-win.

¿Cómo comenzar a escalar tu negocio en tres simples pasos?

1) Descubre cuáles son los puntos dentro de tus servicios que pueden apalancarse, es decir, que pueden mejorar tu rentabilidad al mismo tiempo que pueden ser una oportunidad para tus clientes.

2) Decide cuál es la metodología más adecuada para optimizar cada uno de esos puntos de mejora.

3) Comienza probando con un servicio y un cliente. Luego, replica lo que funciona, mejora lo que no y escala al resto de tu modelo.

¿Te gustaría conocer el Secreto #1 para GANAR MÁS EN TU EMPRESA, trabajando menos? 

Descárgate gratis una copia de mi nuevo ebook "El secreto #1 para GANAR MÁS EN TU EMPRESA, trabajando menos" y comienza hoy mismo a entrenarte para aprender a multiplicar tus ingresos sin duplicar tus horas de trabajo.


Ahora es tu turno de hacerte escuchar y me encantaría saber más de ti….

¿Qué te ha parecido este post?

¿En qué fase estás hoy y qué es lo que te frena para avanzar a la próxima instancia?

¿Para qué te gustaría lograr más tiempo y libertad y que tu empresa funcione sin ti?

Comparte tu experiencia y tu opinión en los comentarios que tienes más abajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies